Al borde
Serie Costura
Al borde

by Alejandra Phelts
Bailarina de ballet
Serie Costura
Bailarina de ballet

by Alejandra Phelts
Baile rojo
Serie Costura
Baile rojo

by Alejandra Phelts
Confidencias
Serie Costura
Confidencias

by Alejandra Phelts
Confidencias II
Serie Costura
Confidencias II

by Alejandra Phelts
Confidencias III
Serie Costura
Confidencias III

by Alejandra Phelts
Confidencias IV
Serie Costura
Confidencias IV

by Alejandra Phelts
Confidencias V
Serie Costura
Confidencias V

by Alejandra Phelts
Confidencias VI
Serie Costura
Confidencias VI

La dama de los libros


by Alejandra Phelts
Confidencias VII
Serie Costura
Confidencias VII

by Alejandra Phelts
Conversaciones
Serie Costura
Conversaciones

by Alejandra Phelts
Conversaciones 5
Serie Costura
Conversaciones 5

by Alejandra Phelts
Conversaciones vestido rosso
Serie Costura
Conversaciones vestido rosso

by Alejandra Phelts
Cuatro muchachas
Serie Costura
Cuatro muchachas

by Alejandra Phelts
Dama del tiempo I
Serie Costura
Dama del tiempo I

by Alejandra Phelts
Detras de ti
Serie Costura
Detras de ti

by Alejandra Phelts
Dos palabras
Serie Costura
Dos palabras

by Alejandra Phelts
Durmiente I
Serie Costura
Durmiente I

by Alejandra Phelts
Durmiente II
Serie Costura
Durmiente II

by Alejandra Phelts
Durmiente III
Serie Costura
Durmiente III

by Alejandra Phelts
Hasta la camisa
Serie Costura
Hasta la camisa

by Alejandra Phelts
Hasta la camisa 2
Serie Costura
Hasta la camisa 2

by Alejandra Phelts
Hasta la camisa 4
Serie Costura
Hasta la camisa 4

by Alejandra Phelts
Hasta la camisa 5
Serie Costura
Hasta la camisa 5

by Alejandra Phelts
Hasta la camisa 6
Serie Costura
Hasta la camisa 6

by Alejandra Phelts
Hasta la camisa III
Serie Costura
Hasta la camisa III

by Alejandra Phelts
Hermana madre version I
Serie Costura
Hermana madre version I

by Alejandra Phelts
La dama del abanico
Serie Costura
La dama del abanico

by Alejandra Phelts
La dama del tiempo
Serie Costura
La dama del tiempo

by Alejandra Phelts
La sembradora
Serie Costura
La sembradora

by Alejandra Phelts
Madame de orange
Serie Costura
Madame de orange

by Alejandra Phelts
Mexican bailarina
Serie Costura
Mexican bailarina

Acrilic on canvas

110x120cm


by Alejandra Phelts
Mother sister I
Serie Costura
Mother sister I

by Alejandra Phelts
Mother sister II
Serie Costura
Mother sister II

by Alejandra Phelts
Sister mother III
Serie Costura
Sister mother III

by Alejandra Phelts
Solo hermanas
Serie Costura
Solo hermanas

by Alejandra Phelts

UNIR ES COSTURA, según el diccionario Larousse significa la operación de unir piezas, con la ayuda de hilo y aguja, a mano o a máquina.
En la palabra unir se encierra mucho del significado de este trabajo,  “Costura” es un intento  de relacionar, comunicar y comprender los pedazos  de mi vida, de  representar los temas sobre  la adquisición de autonomía, el  amor, la familia, lo femenino, los miedos, los recuerdos de infancia.

Costura
Por Alejandra Phelts

“El mismo que viste y calza” /Dicho popular en el cual se corrobora la identidad.  

Costura  comienza en el 2006,  tiene como tema el vestido y pretende una pintura alimentada de memoria y de vida.

Comenzare por decir que provengo de una familia en la que mi madre y mis tías se dedicaron por afición  a la costura, mis tardes infantiles estaban rodeadas de telas y el sonido de la máquina de coser ya era parte  de mi oído, desde pequeña visitaba las tiendas de telas y buceaba entre los hilacheros eligiendo una tela que me gustara. 

Los momentos importantes de mi vida fueron acompañados de un  ritual emocionante, mi madre iba uniendo las piezas de tela en su “singer” y ajustándolas cada vez a mi cuerpo, cuando mi vestido estaba listo ella se sentía feliz y descansaba, yo por mi parte experimentaba una sensación de euforia “tenía algo nuevo”.

De la costura provienen mis primeros contactos con el arte y en analogía a ella la comprensión del proceso artístico y otros conceptos.

Costura significa la  operación de unir piezas, con la ayuda de aguja e hilo, a mano o a máquina,  en la palabra unir se encierra todo el significado de este trabajo,   como  el intento de relacionar y comprender los pedazos  de la vida, los que ya están cosidos y los que pretendo coser. Quien cose pretende lograr una unidad, un objeto llamado ropa que sea capaz de cubrir, guarnecer, disimular, disfrazar, seducir, impresionar, etc.
En un principio la ropa sirvió para protegerse del clima, en  su evolución han influido los diferentes estilos o modas, los materiales y tecnologías, códigos sexuales, la posición social, las migraciones humanas y las tradiciones.  El vestido es pues una traducción de lo que somos es aquello que llevamos pegado al cuerpo y que está en contacto directo con la vida, en esta serie pretendo darle la importancia a este objeto no en la perspectiva regular del la moda  sino como aquello que es memoria de todos estos procesos, como el símbolo cultural que ligado a los diferentes tiempos apela a la memoria sentimental de tantas generaciones  y que a la vez  refleja el gusto, la identidad y la conciencia de una persona única.
Influencias: Mi trabajo recupera imágenes de la historia de la moda a partir del siglo XVIII e incluye ropa y disfraces. Las prendas  protagonistas que han sido recuperadas por museos  y por el cine, muestras de paciencia, rigor y tiempo dedicado a al objeto  portador del cuerpo humano, testimonios de perfección y delicadeza del textil hecho con métodos artesanales.

Materiales: Utilizo principalmente el acrílico y las tintas sobre tela y madera, trato de ser congruente con mi compromiso ecológico y el cuidado de mi cuerpo al no utilizar solventes ni acrílicos con pigmentos fetoalergénicos o tóxicos.

Modo de trabajo: La figuración es libre y está planteada con poco volumen, contenida en su mayoría por líneas negras,  común el uso del accidente controlado para fondo e interior de la figura, el uso de caballete se limita a los detalles finales y la firma. Me interesa la separación de planos no mediante la perspectiva tradicional sino mediante recortes imaginarios y yuxtaposición.

Composición: La composición se da de manera natural intuitiva sin establecer líneas en el soporte a excepción de formatos superiores a dos metros, la separación entre el elemento central y el fondo se da por líneas negras manejando figuración plana  sobre fondo plano,  la utilización de esténcils  y uso de aerógrafo también son características que pueden encontrarse en mi obra para efectos de separación de objeto y fondo.

Color: El cromatismo  exagerado es un elemento característico de mi obra y responde a una búsqueda de luminosidad.

Formato: Los formatos son variables superiores por lo general a los 80 cm por lado e inferiores a 200 cm por lado.

 

 

Publicado en Milenio, Monterrey Nuevo león de
Viernes, 08 de Marzo de 2013

Curadora Mstra. Viky James

Entre costuras, vestidos y abanicos viven las damas de Alejandra

Si bien el estudio de la Historia del Arte avala como lo femenino así como lo referido a ello ha sido tema y motivo central en la creación de muchos artistas, en este caso de ambos sexos en el transcurrir de miles de años, es una verdad que – lo que para mí no deja de ser una observación importante - las mujeres creadoras han sido numéricamente minoritarias con relación a las del sexo opuesto, a la vez que es contrastante como el mundo de las féminas ha estado presente durante siglos y gracias a ellos, ha logrado trascender hasta lograr eso que Virginia Wolf defendió como “el cuarto propio”.

Desde la representación de los cuerpos de mujeres, hasta de los espacios y actitudes propios a sus características de géneros o a todo elemento que pudiera ser igualado a ellas, marcan la determinación de que en sí mismas se han convertido en un singular aspecto que ni el arte ha podido soslayar. Lo cierto es que desde la cultura clásica se adiestró la mirada colectiva a la exaltación y con ello a una mayor aceptación de la belleza varonil, sin embargo épocas y estéticas posteriores fueron subvirtiendo este orden para permitir que lo femenino se fuera entronizando dentro del quehacer de la cultura oficial en el arte; y con ello hemos visto crecer de manera importante las cifras que hablan de una creación desde lo femenino a nivel mundial, sin que ello implique el desprecio hacia altos niveles en la destreza de la realización de la obra de arte.

Alejandra Phelts es una de esas excelentes artista de las artes pláticas quien recrea historias visuales que asumimos con gran placer y gusto, a la vez que sus obras provocan deseos de presumir, exhibir lo que se posee y con ello dar a sí mismo y a la mirada del otro una aproximación de lo que se es. Se me antoja una conocedora de la sicología femenina que le facilita explayarse con obras en las que muestra modelos estandarizados del género femenino, y a su vez constituyen un estudio de los comportamientos humanos.

En sus obras la sugerencia, el guiño que comunica desde la materialidad lo que se desea narrar, marca un texto en los que la evidencia de toda una sexualidad se refuerza a través de ademanes, trajes, telas, colores y accesorios para defender una zona humana que bien estuvo condenada exclusivamente a lo privado o por otra parte que se ha ido abriendo paso, no sin variados y fuertes obstáculos que desbrozar.
Con obras como las tituladas Confidencias Alejandra maneja los recursos que sabemos inherentes a lo femenino. La preferencia por imágenes en las que prevalecen las ropas hablan de toda una afición por el acto de la costura, y de lo que de ella resulta: el estilo de los trajes, la manera en que concibe los diseños y selecciona los colores, los límites a los que llega la tela ceñida al cuerpo símbolo de lo permisible para ser mostrado, así como toda una complicidad entre las mujeres en la que fácilmente se descubren las palabras pronunciadas casi en susurros debajo del abanico, recurriendo con ello a todo un sistema de códigos reconocibles porque sus mujeres no son ajenas unas de otras, sino que se muestran tolerantes, abiertas al diálogo dual en el que tal vez sea justamente el mundo de la costura el tema central.

Las damas del tiempo o del abanico son un derroche de lo que podemos nombrar femenino, en todo lo que el término pueda connotar y con ello el despliegue de gestos que advierten identidades socio – sexuales sin llegar a ser estereotipos. Sus mujeres sostienen una simbiosis y hasta cierta homologación en torno a eso que se prefiere; pudiera decirse que se muestran con énfasis teatrales, y están constantemente representando actos a partir del movimiento, de la sutileza de las manos, de cómo se hace evidente el mostrarse y dejar en evidencia todo lo femenino que son. Tal vez para muchos estas imágenes se acercan a maniquíes, sin embargo algo las diferencia y es justamente la distancia establecida con relación a lo frívolo o glamoroso que evidentemente a la artista no interesa mostrar.

Alejandra Phelts confiesa que la Serie Costura es un canto homenaje al recuerdo familiar, a todo aquello que su madre legó como herencia, y en consecuencia dice: …”provengo de una familia en la que mi madre y mis tías se dedicaron por afición a la costura, mis tardes infantiles estuvieron rodeadas de telas y el sonido de la máquina de coser fue parte de mi oído, de la costura provienen mis primeros contactos con el arte y en analogía a ella la comprensión de mi proceso artístico. Somos 5 hermanas y junto con mis dos tías y mi mamá la costura era lo que nos reunía , un tema de conversación infinito Cosíamos nuestros vestidos para las muñecas y para mi era la parte mas emocionante… los momentos mas importantes de mi vida fueron acompañados por los vestidos que me hizo mi madre, yo entendí mi crecimiento porque la talla de los moldes aumentaban … Costura es un tributo a mi mamá, de ella proviene mi comprensión del arte, la importancia de lo hecho a mano y del compromiso con la técnica en relación a la materia”.